Archivos de la categoría Channel

Trabajos para National Geographic Channel

national Trabajos para National Geographic Channel

Serie de documentales narrados en castellano por Guillermo Brazález para National Geographic Channel.

Las Conexiones de la Ingeniería en National Geographic Channel.
En emisión durante los meses de octubre y noviembre de 2008.
Richard Hammond, el carismático presentador, famoso por su paso por la serie “Braniac”, indaga ahora qué tiene que ver un arco medieval en la construcción del Airbus o cómo ha influido una jaula de pájaros en la Construcción de la torre Taipei 101. Durante los meses de octubre y noviembre de 2008, los amantes de las curiosidades de la ciencia y aquellos que simplemente tienen interés por conocer el funcionamiento de las cosas, verán sus ansias de saber satisfechas con esta serie “Las conexiones de la ingeniería”, producción que National Geographic Channel. “Las conexiones de la ingeniería” descubre los secretos que se esconden tras las maravillas de la ingeniería y tecnología modernas y lo hace aplicando también en la serie algunas de estas nuevas técnicas. Por ejemplo, los rayos infrarrojos y el “slow motion”, que ayudan a mostrar a los espectadores cómo ha sido posible descubrir algunos de los trucos más increíbles aplicados a la construcción de las grandes obras, generalmente relacionados con el empleo de objetos muy simples, tan alejados de la ciencia como una jaula de pájaros, un arco medieval o coches de carreras “Las conexiones de la ingeniería” cuenta, además, con otro aliciente: la presencia como conductor del carismático Richard Hammond, uno de los presentadores más conocidos deL Reino Unido y una de las voces insignias de la BBC, que será el guía de este fascinante recorrido por los últimos avances de la ciencia en construcción, que desvelan aspectos insólitos de la realización del Airbus 380, de la torre 101 de Taipei, uno de los edificios más altos del mundo; del observatorio espacial Keck, en Estados Unidos; o de una enorme plataforma petrolera en el Mar del Norte.

Airbus A380.

Los 79,80 metros que separan las alas del Airbus A380 hacen de este modelo el avión de pasajeros más ancho del mundo, con capacidad de transportar a 853 personas. A la hora de construirlo los ingenieros se enfrentaron a un difícil problema ¿Cómo hacer para elevar sus más de 500 toneladas de peso? Un diseño convencional haría que las alas fuesen demasiado anchas, por lo que los ingenieros hubieron de idear uno nuevo, inspirado en las alas del halcón, que este sí, permitiría que el avión despegase. Aun así, era necesario encontrar un material lo suficientemente resistente y ligero que hiciese posible esta aparente utopía. Para ello, los ingenieros retrocedieron hasta el siglo XII y se fijaron en cómo los mongoles construían sus arcos mediante una conjunción de materiales que aseguraba su fuerza letal, pero lo hacía transportable a caballo. Repitiendo este modelo, se obtuvo una aleación de aluminio y cristal flexible que es lo que permite que modelos como el Airbus A380 puedan surcar los aires transportando en su interior a sus casi 1.000 pasajeros.

Ver video en TerraTv

El observatorio del espacio exterior.


El observatorio de Keck, en Estados Unidos, es hoy el mejor y más infalible ojo para mirar al universo. Gracias a sus enormes espejos de más de diez metros, podemos observar galaxias que se encuentran a 13 billones de años luz. Pero para construirlo, los ingenieros tuvieron que volver la vista atrás a Arquímedes y al sistema de espejos y lentes con el que los griegos atemorizaron a las tropas romanas. Para afinar la precisión de las lentes, los científicos recurrieron a un láser capaz de otorgar un acabado casi perfecto a cada lente, de una increíble potencia, tal y como veremos en un experimento gracias al que veremos, en un ejemplo práctico, con qué nitidez podemos ver hasta un pelo de Richard Hammond. Sin embargo, a la hora de rematar las influencias, resulta definitiva una técnica de espionaje surgida en la Guerra de Korea, que ya entonces permitió crear este telescopio capaz de “ver” objetos a más de 13 billones de años luz incluso cuando están ocultos bajo la “basura espacial.

Fragmento del documental “El observatorio del espacio exterior”.

La torre de Taipei.

Para construir este gigante de la arquitectura moderna se necesitó mucho más que una inversión de dos mil millones de dólares. Los ingenieros sabían que un edificio de tal envergadura, que se emplazaría en una de las zonas más sacudidas por los terremotos de todo el planeta, necesitaría de soluciones poco convencionales. Para conseguir una sujeción que le permitiese resistir las sacudidas de la superficie, se recurrió a un sistema de botalones muy parecido a lo que utilizan los barcos de competición. Sin embargo, las plantas superiores seguían quedando en una posición demasiado peligrosa, por lo que utilizando la misma técnica con la que funciona un cinturón de seguridad convencional, se implantó una enorme bola de 600 toneladas entre la planta 87 y la 92, que hace las veces de enorme péndulo que permite que el edificio oscile sin derrumbarse. De todos modos, lo más impactante de la Torre 101 es el descubrimiento de que una jaula de pájaros y un coche de carreras fueron fundamentales para terminar la construcción de este edificio. Richard Hammond desvela el secreto en este documental que es todo un homenaje a la creatividad.

Fragmento del documental “La Torre de Taipei”.

La superplataforma.

Richard Hammond nos conducirá hasta el Mar del Norte para presentarnos a Troll- A, la mayor plataforma del mundo con una altura similar a la del Empire State. Esta ingente plataforma en la que se invirtieron más de 16 mil millones de dólares en su construcción corría un grave peligro, ya que, tal y como nos mostrará Hammond sirviéndose de un sencillo experimento con una guitarra, el efecto del azote constante de las terribles olas del Mar del Norte hacía que las columnas de 300 metros diámetro que la sujetan al suelo se encontrasen bajo grave peligro. Sólo la construcción de unas simples bombas de succión que se sujetan fuertemente a las “piernas” de la plataforma y otras genialidades inspiradas en objetos tan aparentemente dispares como los coches de carreras de principios del siglo XX, permitieron que este gigante siguiese siendo una de las mayores obras de ingeniería de nuestro tiempo.

Fragmento del documental “La Superplataforma”.

Algunas curiosidades:

Las alas del Airbus A380 son tan grandes que en cada una de ellas podrían aparcar 70 coches.· La envergadura del Airbus A380 es de 79,80 metros, sólo 20 centímetros menos del límite permitido en los aeropuertos.· La plataforma Troll- A pesa un millón de toneladas, de las cuales casi dos tercios, se encuentran sumergidas bajo el agua.· Es el mayor objeto jamás transportado por el hombre.· Está concebida para poder resistir durante más de 70 años el azote de 180 millones de olas, aunque cada una de ellas mida 30 metros.· Para su construcción se recurrió a una técnica similar con la que se construyen los cinturones de seguridad: cuando un coche choca, la bola de acero se mueve por inercia sujetándonosla asiento, de forma que cuando hay un terremoto, el enorme péndulo se pone en movimiento anclando la torre a la tierra.· Los ascensores de la Torre Taipei figuran en el Libro Guiness por ser los más rápidos del mundo: sus 67 km/h le permiten llegar al piso 84 en tan sólo 37 segundos. La fuerza que lo acelera es mayor que la de los aviones al despegar.